02/01/2017

VIAJES ESTELARES

Hola amigos, aquí dejo esta breve reflexión sobre cómo serán los viajes estelares.

Debido al efecto de la dilatación temporal, mencionado en la sección «CÓMO SON LOS VIAJES EN EL TIEMPO», si un viajero con su nave alcanzara una velocidad cercana a la de la luz, podría llegar en unos pocos meses o años a la estrella de destino. Sin embargo, cuando regresara a la Tierra, aquí habrían transcurrido, cientos, miles o millones de años.

Lo ideal, sería que aquí en la Tierra, tampoco hubiera transcurrido excesivo tiempo entre la partida del viajero y su llegada.

Este problema quedaría resuelto si fueran posibles los viajes al pasado. Por ejemplo, supongamos que un viajero en su nave estelar parte en el año 2030, a una velocidad cercana a la de la luz, hacia una estrella situada a 20 años luz de la Tierra. Si para este viajero el viaje de ida dura seis meses, luego permanece un año explorando el sistema estelar y después tarda otros seis meses en el viaje de vuelta, en total para él y su nave, habrían transcurrido dos años entre su partida y su llegada.

Mientras en la Tierra habrían pasado algo más de 41 años cuando el viajero regresara, es decir, en la Tierra correría el año 2071.

Si el viajero dispusiera de un medio para retroceder en el tiempo, podría regresar a la Tierra desde el año 2071 hasta el año 2032, es decir, justo dos años después de su partida. En este caso la duración del viaje para el viajero y para los que se quedaron en la Tierra sería la misma.

Como sabemos, en un hipotético viaje a Marte en la actualidad, la nave cuando parte de la Tierra, no se dirige a la posición actual del planeta, sino que se dirige a la posición más cercana a la Tierra, que se alcanza en unos 7 meses, que es el Tiempo que tarda la nave en llegar.  Si el viajero se dirige hacia una estrella ó galaxia muy lejana, que esté situada por ejemplo a 3 millones de años de años luz de la Tierra, surge el mismo problema. La luz de esa estrella o galaxia tarda 3 millones de años en alcanzar la Tierra.  Esto quiere decir que la luz que vemos de la estrella partió de la estrella hace 3 millones de años y que conocemos su posición hace 3 millones de años. Aunque el viajero se desplace a velocidad cercana a la de la luz, por el efecto de dilatación temporal mencionado, cuando alcance la estrella o galaxia para él habrán  pasado con suerte unos pocos meses o años. Sin embargo, en la Tierra y en el resto del Universo habrán transcurrido más de 3 millones de años y la estrella o galaxia ya no estará en la misma posición, porque se habrá desplazado.  Como es fácil de imaginar, no es posible calcular la posición de la estrella dentro de 3 millones de años para dirigir la nave en esa dirección. El problema se resuelve, si a la vez que el viajero se dirige hacia la estrella, retrocede en el tiempo unos 3 millones de años, alcanzando la estrella cuando conocemos su posición.

Esto tiene otra gran ventaja: mientras el viajero retrocede  al pasado durante el viaje estelar, se evita cualquier colisión con cualquier tipo de objeto o polvo estelar como se argumenta en la sección «VIAJES AL PASADO Y AGUJEROS NEGROS»

Para viajar al pasado hay que alcanzar la velocidad de la luz, como se apunta en la sección «¿QUÉ ES EL TIEMPO?» y esta velocidad se puede conseguir como se muestra en la sección «¿SE PUEDE VIAJAR A LA VELOCIDAD DE LA LUZ?»

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.